Después de un desayuno reparador decidimos visitar las playas de Lagos que aun no conocíamos. La otra vez que estuvimos en esta ciudad solo vistamos la playa de Porto Mos, donde estaba nuestro hotel, pero no disfrutamos de las más cercanas al núcleo urbano que son más interesantes si caben.

algarve II-001para ubicarnos, el punto de partida es el Fuerte da Punta de Bandeira, y desde ahí en un agradable paseo se van sucediendo una serie de playas hacia el poniente.

La primera playa, quizás una de las más grande es la praia da Batata, que se caracteriza por un macizo rocoso que crea una pequeña cala independiente en su extremo más occidental.

algarve II-005Desde esa pequeña calita y a través de un pequeño tunel excavado en la roca se puede acceder a la siguiente playa. Bueno o por una escalera situada al  lado de un chiringuito junto al aparcamiento que se accede directamente desde la calle principal (creo que es parte de la famosa N-125).

algarve II-007

Esta foto está tomada hacia la pequeña cala de la praia batata dando la espalda a una nueva playa, en forma de cala protegida por las rocas que si no recuerdo mal es la praia de los Estudiantes.

algarve II-003En esta playa mis chicas se dieron un estupendo baño, mientras yo hacía alguna que otra foto.

algarve II-004La verdad es que había una temperatura ideal, porque aunque el sol estaba fuera no hacía un calor insoportable. Para sorpresa de todos el agua estaba menos fría en el El Portil. La verdad no se si es la excepción que cumple la regla, pero en general el agua de todas las playas donde hemos estado no estaban para nada más fría que en Huelva, sino más bien lo contrario.

algarve II-008Una vez visitado estas playas y ya refrescados decidimos dar un paseo por el centro de la ciudad e ir mirando algún sitio para comer. Primero pusimos rubo al Fuerte das Bandeiras, que aunque ya lo conocíamos, pensamos que a las niñas posiblemente les gustara. Fue un poco decepcionante llegar y encontrárnoslo cerrado (cierra a las 13.00 creo recordar); en fin.

Atravesamos las murallas, al cruzar la calle y nos adentramos en el centro de la ciudad.

algarve II-009Detrás de una iglesia, encontramos la calle principal turística que visitamos por la noche y paseamos por allí viendo los diferentes establecimientos de comidas.

algarve II-010Comimos en una plaza sin más pena ni gloria por lo que me inhibo de hacer apreciación al respecto. Después de comer decidimos ir a buscar el coche para volvernos al Hotel. Teníamos planeado ir a ver la puesta de sol a San Vicente, pero antes queríamos coger la ropa de abrigo (que no se os olvide nunca…jejeje)

A la vuelta a por el coche estuvimos paseando por la parte alta de la ciudad, por una zona amurallada y con casas pintadas de colores.

algarve II-011

Y al llegar justo a donde teníamos aparcado el coche vimos un grupo de chavales que salía de una finca en ruinas que daba a los acantilados al borde del már. Justo al final de la playa de los Estudiantes. Decidimos adentrarnos por esa zona, pero la verdad es que no era un sitio que fuera para meter a mis chicas y solo estuvimos un rato. Sin embargo pude hacer alguna toma más de la playa siguiente: Praia do Pinhaoalgarve II-013Ahora el calor ya si que apretaba un poco y las niñas y yo también, estabamos algo cansados, por lo que nos fuimos directamente al apartamento.

Una vez descansados un rato incluso bañados en la piscina de la urbanización, pusimos rumbo por la N125 hasta Sagres, para tomar el desvío correspondiente hasta el Cabo de San Vicente.Teníamos pensados parar en la playa de Beliche, pero viendo que se nos hacía un poco tarde decidimos seguir hacia el Cabo.

algarve II-017

Como era de esperar había multitud de vehículos y cantidad de turistas como nosotros esperando la puesta de sol. Tuvimos que aparcar a uno 500 metros del faro. Otro año que estuvimos nos colocamos sobre los acantilados en el margen derecho de las instalaciones del faro, pero como íbamos con las peques decidimos entrar y ver la puesta de sol desde allí al abrigo de los muretes.

algarve II-016Las vistas son muy impresionantes, te pongas donde te pongas, y al menos ahí las niñas estaban algo más protegidas.

algarve II-018La puesta de sol, desde alli, como siempre, da igual la estación del año, es increíble y supone un espectáculo que agolpa a cientos de espectadores.

algarve II-020

Producido el ocaso, solo los aplausos del respetable. Incluso mis niñas estuvieron en silencio viendo como el océano Atlántico engullía el astro rey…no…no me voy a poner poético. Pero fueron conscientes que esa puesta de sol no es ordinaria y que era algo que quizás se les grabará en sus cabecitas para años futuros.

algarve II-021Concluido el espectáculo, la masa, a la carrera, en mucho menos tiempo que  el ultimo rayo de sol alcanzara nuestras retinas, ya había abandonado la zona.

Apenas unas unas gaviotas nos acompañaron, mientras el sol aun mandaba algunos rayos tangénticos desde el otro lado del mundo.

algarve II-022Eran tan repentino el silencio en las instalaciones del faro, que hasta sus habitantes más felinos se atrevieron a asomar la cabeza.

algarve II-023Expulsados del lugar por un amable Guardiña, tomamos el coche de San Fernando para  buscar el nuestro.

Apenas unos minutos después, la luna, algo tímida ante el espectáculo que había protagonizado su padre en forma de Sol, cobró brillo e importancia en el firmamento. Cobro tanto protagonismo que fuimos muchos los que decidimos inmortalizarla, algunos incluso a pertrechados con mágicos báculos que permiten detener el tiempo.algarve II-024Al mirar hacia delante tan solo se veía una carretera atestada de coches formando una hilera que desde San Vicente llegaba como mínimo al cabo de Gata.

algarve II-028

No me arriesgaba a mirar hacia atrás, siempre se me ha quedado en la cabeza la destrucción de Sodoma y Gomorra y no quería acabar en estatua de sal. Sin embargo la curiosidad, hace que seas capaz hasta de desobedecer a cualquier dios.

Y ahí estaban los espíritus de tantos y tantas que el rey Atlante ha devorado a lo largo de tantos y tantos siglos. Espíritus que bailaban al son de sirenas, alumbrados por la luces de faro. Sombras de las personas que alguna vez fueron.algarve II-025Igual que aparecieron delante del objetivo de mi cámara, en una vuelta de la luz del faro desaparecieron.

algarve II-026En ese mismo instante decidí que era mejor detenernos a comer algo y esperar a que la caravana de coches se fuera dispersando. Y unos churros bañados en azúcar hicieron que recobrara la cordura.

algarve II-027De ahí y aproximadamente una hora después estábamos en nuestro apartamento acostando a nuestras niñas. Unas pequeñas sonrisas se atisbaban en sus caritas, una gran sonrisa surgió en las nuestras…y mañana aun más…sobre todo, en el camino de vuelta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s